Carta abierta

Carta abierta

Luego de los acontecimientos sucedidos el 31 de marzo, dónde aquí en la localidad se recordó el 39° aniversario de la Gesta de Malvinas, la nieta de 14 años de «ganzo» González, EstefaniaGonzález, escribió una carta abierta dirigida a Carlos en Enriori, Presidente del centro de excombatientes «Ava Ñaro»

«Carta abierta a Carlos Enriori y toda la población en general.

Soy Estefanía González, tengo 14 años. Han pasado varios días de escuchar aquel discurso en el día conmemorativo a nuestros héroes de Malvinas ocurrido en la municipalidad de nuestra ciudad por el señor Carlos Enriori.
He decidido escribir esta carta después de tanto dolor y angustia.
Pero yo les voy a decir la verdad, yo les voy a contar quien es “EL GANZO”… porque usted señor Enriori tal vez no tenga ni idea.
EL GANZO, es mi abuelo, Orlando González, orgullosamente mi abuelo. Y está muy lejos de ser el sinvergüenza, caradura y torturador que usted tuvo el tupe de señalar con el dedo.
En 1977 fue soldado conscripto 1° clase que cumplía el servicio militar obligatorio con 18 años de edad.
Fue en misión de paz con el grado de sargento primero a la ex Yugoslavia en 1993.
Marcho a Croacia como integrante del ejército argentino.
En 1978 Con el grado de cabo de infantería fue al primer conflicto con el vecino país de chile por el canal de Beagle, y con el mismo cargo fue encargado de la 1° sección de tiradores ca infantería A” fue a Malvinas. Jefe de sección quien tenía a su cargo a 12 soldados.
Los trasladan en helicóptero desde monte low a las primeras posiciones de monte dos hermanas, donde se encontraban el grueso del regimiento infantería 4, después de dos duros combates, los ingleses fueron tomando sus posiciones y se tuvieron que replegar por un camino marcado a puerto argentino. No pudiendo soportar el ataque terrestre, naval, y aéreo era un verdadero infierno, se presento la rendición.
A la madrugada de ese día 17 de junio de 1982 los embarcaron en el buque Camberra a puerto Madryn, desde allí en vehículo hasta Trellew a Buenos Aires. Y luego a monte caseros vía ferrocarril regreso al regimiento infantería 4.
¡Quien le va a hablar de honor y gloria a mi abuelo!! ¡Quien le va a contar lo que es defender la patria!
Mi abuelo nunca lo vio a usted en Malvinas, ni tenía conocimiento de su existencia. Pero algo si le puedo decir, jamás maltrato ni torturo a nadie.
No niego su experiencia, claro que si, le puedo haber sucedido, pero no se puede ensuciar el honor y la imagen de una persona por que si…
Yo he visto, porque siempre lo acompaño a sus actos, sus soldados lo han buscado a lo largo de los años para saludarlo y tener contacto él, siempre fueron agradecidos por cuidarlos, LO AMAN.
Y si usted vivió eso que conto… denuncie, de nombre y apellido, no acuse sin fundamentos porque no sabe el daño que causo.
Y sabe qué? Tiene razón, el prestigio no se obtiene asistiendo a un acto o a un desfile, eso se gana….! Siendo buena persona, sin querer opacar al otro para brillar uno mismo, para tener prestigio hay que tener respeto!!
Todos fueron a Malvinas, soldados, oficiales, subofiales, todos sintieron dolor, miedo, y angustia, desesperación y ansias por volver vivos con su familia. Nadie estaba exento de perder la vida.
Sin nada más que decir agradezco a todos sus compañeros de todas partes del país que se comunicaron con mi abuelo dándole solidaridad.
Y para terminar les digo me siento orgullosa de llevar la sangre de abuelo.
Te amo abuelo! Viva la patria!!!!!!!!!!!»

Compartilo en:

Deja un comentario

Te puede Interesar

Datos del Tiempo

En Portada

Vacunación COVID-19